Minería en Argentina

Evolución de la actividad a lo largo de la historia

Para el año 1945 el gobierno nacional encaró un proceso de Industrialización por Sustitución de  Importaciones (ISI), es en el marco de este el desarrollo de la minería nacional tuvo un gran impulso de la mano del Estado nacional, ya que se buscaba que la explotación minera dote de recursos a la industria que se encontraba en desarrollo.

Con el advenimiento de los gobiernos de facto, durante la década de 1970 la estructura productiva argentina se vio afectada negativamente en una gran medida por el abandono del modelo de la ISI. La minería, por supuesto no estuvo exenta a esta situación ya que este proceso implicó una gran retracción de demanda local de las materias primas, hecho que sólo pudo revertirse tras la recuperación económica comenzada para el año 2002, es decir que durante tres décadas esta actividad se vio fuertemente castigada.

Durante la década de 1980 la desmantelación de la industria de los países latinoamericanos, junto con la fuerte crisis financiera que fue característica de la década, la explotación de los recursos naturales, y particularmente la actividad minera perdieron progresivamente su rol como proveedores de materias primas e insumos para la actividad industrial, sino que se transformaron en  una fuente de divisas. Profundizando el esquema de venta al extranjero de productos con poco valor agregado.

Así, se comenzó a utilizar metales como la plata y el oro no sólo como materias primas para la producción, sino también como fuentes de reserva de valor, fundamentalmente en etapas donde reina la incertidumbre en torno a otras divisas. Así, la extracción de minerales pasó a profundizar  su exportación como commodities.

Cabe destacar que la desarticulación de la trama industrial estuvo acompañada por un marco legal regulatorio que hizo que la misma, presente fuertes trabas para plantear un intento de recuperación de la misma. Esta trama legal, tenía como fin incentivar la apertura comercial y financiera, donde los bienes producidos por la minería, como se dijo se transformaron en activos financieros.

Durante la década de 1990, con la primacía de políticas de cuño neoliberal guiadas por el Consenso  de Washington, se privatizó gran parte del sector dedicado a la explotación minera. De esta manera, durante el proceso de apertura la explotación de los recursos naturales tomó una lógica de operaciones de capital global. La misma, como en el caso de la explotación de otros productos provenientes del suelo argentino, presenta un desafío para el control autónomo y soberano de los recursos  naturales, cuyas regalías deben ser administradas por el Estado nacional con el fin de contribuir al bienestar de la población.

Algunas instancias legales que se reglamentaron en torno a este proceso, fueron por ejemplo la reforma constitucional de 1994, la cual le transfirió a los Estados provinciales la potestad los recursos del subsuelo.

En 1993, se sancionó la Ley de Inversiones Mineras, donde se autorizaba a las provincias a disponer a su voluntad de las regalías provenientes de la explotación minera, como también se las dotó de la facultad de otorgar las concesiones que ellas dispongan para la explotación. Abandonando en gran parte la posibilidad de políticas nacionales en la materia.

Estas dos instancias legales, hicieron que el Estado nacional pierda fuentes de ingreso como así también, perdió la facultad de administrar recursos estratégicos.

Como consecuencia de lo enunciado, la actividad minera en Argentina se ha  estructurado en torno a un reducido número de enclaves mineros de gran tamaño. Estos, tienen  un muy escaso encadenamiento con otros sectores productivos.

Durante 2002 y 2003, comenzaron a producirse nuevos proyectos, se realizaron nuevas formas de exploración. Esto fue favorecido por la firma de los Tratados Bilaterales de Inversión hechos por el gobierno nacional. Además a partir de 2007, se aplicaron retenciones a las exportaciones.

A lo largo de las últimas dos décadas la producción minera presentó un crecimiento notorio, logrando expansión territorial, mayor producción y exportaciones que dotaron de divisas al Estado nacional. Esto se hizo en el marco de un nuevo proceso de ISI.

Sin embargo la extracción metalífera está en gran parte en manos de firmas transnacionales, hecho que representa el mayor desafío que debe modificarse por el gobierno nacional, de manera tal que se pueda vincular de modo más dinámico a la actividad minera con la producción industrial nacional.

volver

Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires

Av. de Mayo 981 3º Piso I C1084AAE I Tel: 011 4331 2355 I info@feba.org.ar

Calle 46 Nº 680 4º piso of. 4 I La Plata CP 1900 I Tel: 0221 489 1548

Palabras claves: FEBA, federación económica, federacion economica de la provincia de buenos aires, pymes provincia de buenos aires, empresarios pymes bonaerenses, empresarios bonaerenses, comercio bonaerense, pymes bonaerenses, pymes, comercio, comerciantes, industria pym

Powered by: www.360webfacil.com - Email Marketing www.360webnews.com